La Ratita Presumida – Cuento Infantil Corto

La Ratita Presumida – Cuento Infantil Corto
4.8 (96.97%) 33 votes

Hola bienvenido esta vez te traigo el cuento infantil de La Ratita Presumida para que lo disfrutes en compañía de los niños de la casa.

Abajo podrás encontrar el cuento de la ratita presumida en 3 formatos:

  1. En video cuento
  2. En texto con imágenes para que lo puedas leer o copiar para imprimirlo.
  3. En formato de Descarga. Agregare un botón de descarga al final para que puedas descargar el cuento infantil de La Ratita Presumida e imprimirlo directamente

Video Cuento de la Ratita Presumida



Cuento Infantil de La Ratita Presumida para leer


Había una vez una ratita que le gustaba mucho presumir. La ratita estaba barriendo su casita un día por la mañana cuando de repente mira una moneda de oro tirada en el suelo y se apresura a juntarla.

La ratita que era muy presumida luego de juntar la moneda del suelo empezó a pensar que se iba a comprar con la moneda.

  • Ya sé que me comprare dijo la ratita. Me comprare muchos dulces, uy no pero me van a doler mis dientitos mejor no. Ya se me comprare muchos pasteles, uy no pero me dolerá la pancita. ¡Ya se! Me comprare un moñito de color rojo para mi colita.

Al día siguiente la ratita fue al mercado del pueblo y entro a la tienda de ropa y ahí le pidió al encargado el mejor y más bonito moño rojo para su colita.

La ratita presumida volvió muy contenta a su casa con su hermoso moño rojo pues se vería muy bonita con el puesto en su colita. Al día siguiente por la mañana la ratita se puso su moño rojo y salió a la terraza de enfrente de su casa.

Mientras la ratita descansaba frente a su casa pasa el señor Gallo y le dice:

  • Ratita que bonita estas, ¿te quieres casar conmigo?
  • Um no lo se dijo la ratita a ver dime ¿Qué ruidos haces por las noches?
  • El señor Gallo le respondió yo hago “quiquiriqui”. Ay no no me gusta el ruido que haces contigo no me voy a casar dijo la ratita.

Más tarde pasa el señor Perro y mira a la ratita con su moño rojo y le dice:

  • Ratita que bonita estas, ¿te quieres casar conmigo?
  • Um no lo se dijo la ratita a ver dime ¿Qué ruidos haces por las noches?
  • El señor Perro le respondió yo hago “guau, guau”. Ay no no me gusta el ruido que haces contigo no me voy a casar dijo la ratita.

El pobre señor perro se fue muy triste y más tarde pasa el señor Puerco y al ver a la ratita tan bonita le dice:

  • Ratita que bonita estas, ¿te quieres casar conmigo?
  • Um no lo se dijo la ratita a ver dime ¿Qué ruidos haces por las noches?
  • El señor Puerco le respondió yo hago “oink, oink”. Ay no no me gusta el ruido que haces contigo no me voy a casar dijo la ratita.

El señor puerco se retira muy triste y al rato pasa el señor Gato y le dice a la ratita presumida:

  • Ratita que bonita estas, ¿te quieres casar conmigo?
  • Um no lo se dijo la ratita a ver dime ¿Qué ruidos haces por las noches?
  • El señor Gato le respondió yo hago “miau, miau”. La ratita al escuchar la dulce voz del gato le dijo contigo si me voy a casar.

 

La ratita y el gato se casaron después de eso. En el banquete de la boda la Ratita le pregunto al señor Gato ¿Qué vamos a comer en el banquete mi amor?

  • ¡Yo voy a comer rata! Dijo el gato y se lanzó sobre la rata para comérsela pero la ratita pudo escapar del malvado gato afortunadamente.

La ratita corrió y corrió muy lejos de ahí y muy triste estaba pues había confiado en el gato, pero después de eso la ratita presumida aprendió la lección.

“no debemos dejarnos guiar por las apariencias y creer en unas dulces palabras”


FIN.


Déjanos un Comentario...!Por Favor!